¿Quién crees que debes ser?

¿Quién crees que debes ser?

Veníamos en blanco, en un mundo que aparentaba orden en el caos. Las reglas e ideales no estaban dentro de nosotros, se fueron metiendo, poco a poco, conforme los años pasaban y fuimos creciendo. Nos lo dijeron, lo creímos. Lo aceptamos.

Hoy, después de todos estos años de vida, piensa:

¿Qué es todo aquello que siempre has creído que debes ser o lograr?

Será un ideal de madre o padre perfecto. O quizá llegar a un trabajo y remuneración increíble, una posición socioeconómica determinada.

Será quizá sentir que debes llegar a ser ‘alguien’ en la vida, o tener cientos y cientos de amigos para disfrutar de la aceptación y validación.

Será pensar que tienes que tener el cuerpo perfecto, según los estándares absurdos de la sociedad contemporánea; o viajar por todo el mundo e infundir una ‘admiración’ superflua.

¿Ser el hijo, hermano, compañero, amigo,  pareja perfecto o perfecta?

Piensa, ¿qué es todo aquello que aspiras en convertirte, o que debes de cumplir día a día para cumplir con los estándares establecidos por ti mismo (tus padres o la sociedad misma? Es bueno desear crecer, pero es fácil caer en un Yo Ideal rígido e insuperable, cuya realidad incluso pudiese estar establecido por reglas que jamás fueron nuestras… Si nuestras expectativas establecidas por nuestro Yo Ideal, son rígidas y no son compatibles con la realidad objetiva, la frustración inundará…

¿Quién te dijo que debías ser así?

¿Quién te dijo que eso te haría más?

 

-Blueberry

Anuncios

¿Valdrá la pena tolerar lo intolerable?

“El amor es no tener que decir nunca lo siento. El amor lo puede todo”

Si hay una frase que no me canso de decirle a mis pacientes que se encuentran en una relación tormentosa es esto: el amor no es suficiente en una relación.

He perdido la cuenta de cuántas historias de “amor” he escuchado. Relaciones tóxicas, creencias y deseos irremediables de que esa persona es “the one”. Justificaciones y explicaciones donde mencionan que vale la pena tolerar todo el dolor, las discusiones, las diferencias, el control, las humillaciones, distancia, agresión. ¿Vale la pena todo ello por momentos aleatorios y finitos de supuesta felicidad? ¿Realmente valdrá la pena tolerar lo intolerable?

Historias en donde se normaliza o minimiza la interacción que compromete la individualidad dentro de la relación. U otros.

Un momento agradable no justifica todos los demás comportamientos negativos. Nada de eso justificará nuca que te sientas poco querido, triste, humillado, controlado… nómbralo como desees.

¿Qué consideras que vale la pena? I wanna know…

-Blueberry

En lo inesperado

Querer gratificación (y que todo salga como deseamos) todo el tiempo es infantil e inmaduro. La vida es aceptar que las cosas no siempre saldrán como las planeamos, que no todo el tiempo podremos estar satisfechos con nuestro contexto; y ser felices incluso así, en todo lo inesperado.

 

-Blueberry

Date una oportunidad

“Perdónate, acéptate, reconócete y ámate. Date una nueva oportunidad. Recuerda que tienes que vivir contigo mismo para siempre.”

Solo hay una persona con quien estarás el resto de tu vida, y solo eres tú mismo(a). A veces, solo a veces, cuando no controlamos a los propios pensamientos, van acercándose un poco más a nosotros, se meten debajo de la piel, nos envuelven, nos imposibilitan escuchar, nos oscurecen la visión. Vivimos, y vemos, a travez de esos pensamientos, cuales filtros. Una realidad distorsionada. Una realidad ajustada a la capacidad que tenemos de tolerar y aceptar., no más, no menos.

Despertar la conciencia no es fácil, es romper los esquemas. Romperse a uno mismo. Y para ello, es necesario comenzar por perdonarnos y aceptarnos. Poco a poco, día a día.

Dime, ¿cómo podemos iniciar perdonándonos y aceptándonos?

-Blueberry

Es válido cambiar(nos)

“En ocasiones tenemos que abandonar la vida que habíamos planeado, porque ya no somos la misma persona que hizo aquellos planes.”

Estamos en un continuo. Las experiencias nunca cesan, nos transforman, para bien o para mal, dependiendo el grado de conciencia que deseamos y podemos tener sobre nosotros mismos. Un contexto que nos ordena a moldearnos a él, a circunstancias a las cuales tenemos que responder.

Nuestros objetivos no deberían ser estáticos, es válido cambiarlos, pensar nuevo, pensar diferente. Volver al inicio si es necesario. Re-escríbelos las veces que sea necesario, porque la vida jamás se comportará como esperamos. Porque llegarán cosas que no contemplábamos, buenas o malas. Porque todo ello te cambiará, y lo que deseabas hace tiempo, quizá ya no sea lo mejor el día de hoy. Porque, quizá hace tiempo había más personas, o menos personas en tu realidad.

Ya no eres el mismo, y está bien. Tus objetivos igual deberían evolucionar contigo.

 

-B

No es necesidad altruista

¿Vale la pena aferrarte a algo solo porque, de vez en cuando, te hace sonreír?

Diferenciemos: La vida no es perfecta, las personas no son perfectas, ni cualquier tipo de relación social, ni situaciones. Y esperar alguno de estos en su forma utópica te llevará solo a una profunda decepción contigo mismo, con la vida. Sin embargo, ello no significa que debas estar en en lugar en el cual tengas que estar justificando constantemente lo que te daña continuamente.

Hay errores, y hay reparaciones de éstos. Todos cometemos errores, y siempre se pueden solucionar, en conjunto, con paciencia.  Pero, si el malestar que llevas cargando es más grande que la gratificación, piensa y dime, ¿qué es lo que realmente te hace estar ahí? ¿Será el miedo a lo que considerarías como fracaso al ponerle un fin? ¿Será el miedo de estar solo o sola? ¿O será que crees que la vida y el universo te pusieron en esa situación por causas kármicas?

Ponle el nombre que desees, una relación, un trabajo, una amistad. En ninguna de ellas existe la forma ideal, pero, ¿realmente vale la pena aferrarte a esto solo porque, de vez en cuando, te hace sonreír? ¿Vale la pena 1000 momentos malos, por uno bueno?

Quizá, solo quizá sea necesidad altruista, que no te hace mejor persona. Solo te deja vacío. Quizá, solo quizá, resignación. No lo sé. Y fuese lo que fuese, siempre regresa a ti.

 

-Blueberry

¿Aprender a soltar?

Decían que “aprender a soltar” sería la clave, que “vivir sin apego” les haría felices y mejores. Pensaron que eso era madurez.

Ignoraron que aprender a sostener es imprescindible cuando vale la pena y que vivir con apego es lo más maduro y saludable mentalmente en un ser humano. El apego seguro no es poseer, es vivir en compañía; somos seres sociales, y estar acompañados y sentir la seguridad de otra persona es una necesidad básica. “Estar con” de forma independiente y aceptando la individualidad de cada uno. Eso.

16681487_1180547495395397_7672843088677082863_n

-Blueberry