¡Doy demasiado de mi!

Siento a momentos, a ratos, que me cansó de dar tanto. Damos todo eso en la medida que nos gustaría recibir. Pero “cada cabeza es un mundo”. No todos tenemos el mismo concepto sobre dar, y ese es el problema.

Confío en ocasiones demasiado, pensando que para mí sería lógico (demasiado sencillo) hacer esas cosas por dichas personas. ¡Pero nadie nunca pensará igual que tú!

A ellos no les importa…

Aquí estoy, una vez más, pensando en todo lo que hago por él. Soy una persona que cree en las cosas sencillas, pequeñas. Y no hago por él cosas gigantescas, acciones inmensurables, son los pequeños detalles, demasiado pequeños. Pero demasiados.

De verdad, quiero no esperar nada de nadie, ¡Nada de él! Pero es tan complicado de vez en vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s