Reflexión: Gracias

Para alguien de mi pasado:

Gracias por no haber estado para mí cuando más te necesitaba a mi lado.

Gracias por no abrazarme esas veces que no quería nada más.

Gracias por no haberme escuchando, cuando lo único que quería era un poco de comprensión.

Gracias por haber minimizado y por haberle quitado importancia a mis sentimientos y pensamientos, diciendo que eran una estupidez.

Gracias por haber estado ocupado y no haber podido prestarme un poco de tu atención, todas esas ocasiones que no podía dejar de llorar y no quería estar sola.

Gracias por haberme hecho sentir, que el estar conmigo suponía un gran esfuerzo de tu parte, que me tenías que tolerar.

Gracias por haberme hecho sentir que no era suficiente, que no era una buena persona.

Gracias por haberte enojado conmigo cada vez que te quería ayudar en tu vida.

Gracias por haberme mentido, engañado con alguien más…

Gracias por haberle dado a ella la importancia que le diste, por haberla puesto primero que a mí. Gracias por haberla puesto en medio de una relación que no se podía sostener.

Gracias por todas las ocasiones que me ignoraste y me hiciste sentir que lo único que hacía era molestar(te).

Gracias por todo eso, y gracias por las muchas otras cosas que hiciste. Eran situaciones que YO tenía que vivir para aprender. Las necesitaba para darme cuenta que jamás en mi vida debo esperar algo de alguien. Aprendí que, al final del día, la única persona que estará para mí soy yo. Y eso está bien porque sé que yo puedo sola, tengo una increíble capacidad de afrontar las situaciones que se me presentan.

Aprendí a que las personas no siempre son buenas, que siempre recurrirán a la crítica cuando no te logran entender. Sé que no puedo permitir que alguien más me haga sentir que mis sentimientos no son válidos, solo por el hecho de que no tiene la capacidad y el nivel adecuado de comprensión.

Gracias, porque aprendí a darme valor, a mí persona, mis pensamientos y sentimientos. Aprendí a ver que no es malo ser sensible. Es una característica que muchas otras personas deberían desarrollar más. Aprendí a ver lo importante que soy, el tipo de persona que he llegado a ser. Aprendí a sentirme suficiente y a no tener la necesidad de alguna vez compararme con alguien más, por la inseguridad que en ocasiones todo aquello conllevaba. Aprendí a ver que nadie tiene por qué tolerarme, ¿por qué habría de hacerlo? Sé quién soy, no soy una persona difícil.

Gracias por haber sido indiferente conmigo. Siempre pensé que lo contrario al amor era el odio, hoy aprendí que lo opuesto al amor es la indiferencia. Gracias, porque ahora sé qué es y qué no es el amor.

Aprendí que, si alguien quiere estar conmigo, que esté…  nadie volverá a hacerme sentir mal una vez más.

 

-E

 

 

 

Anuncios

12 comentarios sobre “Reflexión: Gracias

    1. Me agrada demasiado tu comentario… Supongo que no me molesta decírselo, todo lo contrario, sé que yo no hice nada mal, mi consciencia está tranquila. Sé quien soy, sé quién y cómo es él. No me queda resentimiento. Yo estoy trabajando en mí, ¿él? no tengo idea si siquiera tenga consciencia de todo esto. Saludos y un beso!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s