Equilibrio

“El equilibrio no significa evitar conflictos, implica la fuerza para tolerar emociones dolorosas y poder manejarlas. Si disociamos excesivamente las emociones dolorosas restringimos la personalidad y provocamos inhibiciones variadas. De esto se desprende que la salud mental no es compatible con la superficialidad, puesto que ésta se vincula con renegación del conflicto interior y de las dificultades externas. Se utiliza la renegación de manera excesiva porque el Yo no es suficientemente fuerte para tolerar el dolor”.

 

-Melanie Klein.

Anuncios

Divagando: 27/06/17

Te lo aseguro, lo que jamás te has imaginado, eso fue lo que llamó mi atención. No, no fue algo extraordinario, fue lo más simple que puedas suponer.  Y quizá fue eso mismo, el hecho de que siempre omitimos la simplicidad, la dejamos de ver, sin pensar en todo lo que ello puede llegar a significar.

No creo en el destino, y jamás creeré en él, quizá porque suena a una ilusión sin objeto, una esperanza inmadura, ¿algo infantil que vende esta sociedad y el falso romanticismo? Pero creo en las coincidencias. Tal vez porque no logro comprender algunas cosas, y no sé si algún día lo haré, no lo creo. No me interesa.

Las situaciones más simples, esas llaman mi atención. Quizá porque soy un cliché en el fondo, quizá porque algunos autores han escrito sobre ello. No sé.

Imagino un millón de situaciones que jamás pasarán, y soy consciente de ello. Y tal vez, solo tal vez, ahí esta mí problema. Me he adelantado, como siempre lo hago.

¿Sobre qué estoy escribiendo exactamente? Sobre lo que tú quieras pensar e imaginar, sobre lo que se te acomode a ti, lector imaginario. Para mí, para nadie. ¿Para entenderme?

Y bueno, finalmente, ¿cuál es el objeto de escribir?

Sublimar… quizá, siempre quizá… Para darle un sentido al sinsentido, a lo que no le encontramos explicación.

Para convencer(me).

 

-B

 

Somos finitos

Olvidamos que somos finitos, que no tenemos el poder del tiempo en nuestras manos.

¿Qué haces aquí? Solo está en ti desperdiciar, o no, tu tiempo.

¿Estás seguro que, con el paso de los años, no te arrepentirás de no haber hecho lo que hoy estás evadiendo?

-B

Presencia

“…Es posible que no seamos capaces de amar precisamente porque deseamos ser amados, porque queremos que el otro nos de algo (amor), en lugar de aproximarnos a él sin exigencias y querer sólo su mera presencia”.

-Kundera.

Y no sentirnos como objeto de amor del Otro, sino estar ahí, como objetos completos y por mero placer. ¿Tiene sentido? 

B

Y todo está en ti

¿Cuántos años quise vivir haciéndote entender, ver las cosas diferentes? Pero no está en mi. Eso es tuyo, todo tuyo, y tú no quieres verte.

¿Sientes tus expresiones? ¿Sabes cómo volteas a ver el mundo entero a tu alrededor? Pero tampoco lo quieres pensar. 

¿Cuál es tu motivación? ¿A caso tienes algo que te mueve en alguna dirección? Vives en dirección al pasado, lo volteas a ver, lo anhelas, lo culpas. 

¿Y el futuro? Lo niegas, es abstracto para ti, quizá. No, tú no vives en una fantasía. Tú vives en una sobre dosis de presente.

El presente es lo peor. Te limitas a juzgarlo y criticarlo. ¿Te ha servido, criticar todo lo que está en tu panorama? ¿Ha cambiado algo al criticar todo? Creo que solamente tú insatisfacción. Y eso está en ti, todo en ti.

Un día me dijiste que solo yo podía llegar a perjudicarme a mí misma con mis acciones. Hoy yo te digo que tú te estás perjudicando con tu comportamiento… ¿escuchas el eco de tus palabras? Y, sin embargo, espero algún día logres verlo. 

Disculpa, soy sincera.

B

¿En serio importa ponerle título?

¿Cómo expresarme con las palabras adecuadas?

Es completamente válido tener esos sentimientos, yo lo entiendo, lo comprendo, de verdad. ¿Quién no se ha sentido así en algún punto de su vida? ¡Yo también lo siento!

Pero, siendo realista, sonó más a una excusa sin un fundamento claro. Si ningún fundamento en lo absoluto. ¿El tiempo como forma de justificación para no tomar una decisión? No, el tiempo como forma de excusa y pretexto. Ya me lo habían dicho antes, es una evasiva. Lo entiendo perfectamente.

Es completamente inaceptable que te planteen algo totalmente diferente a lo que realmente pasa por su cabeza. O bien, que te hagan creer algo que, finalmente, ni si quiera existe la certeza de ello.

Disculpa, si en un momento te hice pensar que estaría el tiempo que quisieras así, sin más, en una diada sin objeto claro. Nunca la responsabilidad es de uno.

La verdad, ni siquiera tengo ganas de escribirlo… I’m still mad.

Así que solo diré: mi confianza disminuyó en una medida importante. Me siento utilizada (y eso hace que me moleste más), y… y ya no quiero escribir sobre esto.

-E

 

Divagando: Quédate contigo

“Quédate con quien se desviva por hacerte feliz”.

Lo leí en alguna red social, vi los miles de Likes que tenía, casi sentí cómo mi cerebro explotaba hemisferio por hemisferio. Si, de verdad hay gente que piensa eso. Pude imaginar a miles de personas emocionadas con esa frase, anhelando verdaderamente llegar a encontrar alguien así. Imaginé a cientos de personas molestos con sus parejas actuales porque no sienten que algún día llegarán a ser como desean, o bien, deseando, absurdamente, que algún día lleguen a eso, desperdiciando su tiempo, su conciencia.

Hola, bienvenido a ésta sociedad. Una sociedad que vende un ideal que roza lo patológico. Y lo hace realidad.

¿Cómo lo defino? Creo que necesito saber mil cosas más para poder llegar a una definición propia.

Quizá Bowlby lo hablaría como el resultado de una patología del apego durante los primeros años de vida, además de la influencia psicosocial en la vida del individuo y los ideales distorsionados de la misma.

Quizá Klein lo hablaría como el resultado de una patología en la relación objetal durante los primeros años de vida del sujeto.

Y si me voy aún más atrás, quizá Freud lo vería como una fijación en la etapa de elección de objeto de tipo narcisista, llegando a una perversión (una definición diferente a la que hoy en día le damos).

Quizá, desde la teoría psicoanalítica del Self, se vería como un desarrollo no adecuado del Self, donde se percibe el sujeto como incompleto y buscará en Otro algo para completarlo, una situación como el reflejo en el espejo… ¿Quizá?

¿Tiene sentido?

La única persona que te va a hacer feliz es tú mismo/a. Sí, otra persona puede ser un factor importante en nuestras vidas, pero no el factor determinante de la felicidad. Nadie va a “desvivirse” por hacernos feliz, así como nosotros no desperdiciaríamos nuestra vida entera, desviviendonos por la felicidad de Otro. Así de simple.

-B