Divagando: Quédate contigo

“Quédate con quien se desviva por hacerte feliz”.

Lo leí en alguna red social, vi los miles de Likes que tenía, casi sentí cómo mi cerebro explotaba hemisferio por hemisferio. Si, de verdad hay gente que piensa eso. Pude imaginar a miles de personas emocionadas con esa frase, anhelando verdaderamente llegar a encontrar alguien así. Imaginé a cientos de personas molestos con sus parejas actuales porque no sienten que algún día llegarán a ser como desean, o bien, deseando, absurdamente, que algún día lleguen a eso, desperdiciando su tiempo, su conciencia.

Hola, bienvenido a ésta sociedad. Una sociedad que vende un ideal que roza lo patológico. Y lo hace realidad.

¿Cómo lo defino? Creo que necesito saber mil cosas más para poder llegar a una definición propia.

Quizá Bowlby lo hablaría como el resultado de una patología del apego durante los primeros años de vida, además de la influencia psicosocial en la vida del individuo y los ideales distorsionados de la misma.

Quizá Klein lo hablaría como el resultado de una patología en la relación objetal durante los primeros años de vida del sujeto.

Y si me voy aún más atrás, quizá Freud lo vería como una fijación en la etapa de elección de objeto de tipo narcisista, llegando a una perversión (una definición diferente a la que hoy en día le damos).

Quizá, desde la teoría psicoanalítica del Self, se vería como un desarrollo no adecuado del Self, donde se percibe el sujeto como incompleto y buscará en Otro algo para completarlo, una situación como el reflejo en el espejo… ¿Quizá?

¿Tiene sentido?

La única persona que te va a hacer feliz es tú mismo/a. Sí, otra persona puede ser un factor importante en nuestras vidas, pero no el factor determinante de la felicidad. Nadie va a “desvivirse” por hacernos feliz, así como nosotros no desperdiciaríamos nuestra vida entera, desviviendonos por la felicidad de Otro. Así de simple.

-B

 

 

Anuncios

16 comentarios sobre “Divagando: Quédate contigo

  1. Me canso de leer “la felicidad” como objeto que se vende y rentabiliza, tanto en la sociedad como nuestra supuesta “moral”. Me enerva que el mundo busque esa felicidad sin tan siquiera tener un concepto, forma o definición para la misma, una propia que ha sido esculpida tras la experiencia de los opuestos. Pero bueno, la gente puede seguir buscando la felicidad, yo prefiero encontrar mi verdad, la que me defina quien soy y que hago aquí. Yo tengo un “La única persona que te va a hacer feliz es tú mismo/a. Sí, otra persona puede ser un factor importante en nuestras vidas, pero no el factor determinante de la felicidad.” muy parecido al tuyo. Saludos 🙂

    Le gusta a 2 personas

    1. Exacto!!! Buscan algo, en lo cual ni siquiera se detienen a pensar sobre su propio significado y lo que conlleva. ¿Cómo encontrar algo que no se comprende?
      Claro, la única persona responsable de nuestra felicidad somos nosotros mismos, encontrándonos.
      Mil gracias por leer, un saludo enorme!

      Le gusta a 1 persona

    1. Pues yo si me enamoro de la tristeza, del pesimismo, de la derrota y del averno si hace falta. Con mi pseudónimo no es muy complicado de figurar un porqué. Pero no te falta razón, no te sobra razón.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s