Quiero tomar conciencia

“La norma psicológica dice que cuando no se toma conciencia de una situación interna, sucede afuera como destino. Es decir, cuando una persona no tiene conciencia de sus contradicciones interiores, la realidad forzosamente representará el conflicto”.

-Jung.

Anuncios

Este es tú momento

“A veces no necesitamos a alguien que nos arregle, a veces, solo necesitamos que alguien nos quiera mientras nos arreglamos nosotros mismos”.

-Cortázar.

We will never be perfect. It will never be the “perfect moment”. Perfection does not exist. Pero siempre es bueno querer mejorar y avanzar, a nuestro propio paso.

-B

Caminé de nuevo hacia mi

Ahora viene toda la verdad:

Creí que lo tenía bajo control, en realidad solo fui lista ocultándomelo.  Creí que estaba en un sueño, desperté, no lo quise ver, por obstinada. Me convencí de que estaba comenzando una vez más, pero nunca lo terminé, me faltó poco, poco. Pero no está mal, nunca es tarde para darse cuenta, para voltear la mirada a nosotros mismos. Siempre estaremos a tiempo para comenzar, para organizarnos y acomodarnos nuevamente, todas las veces que lo necesitemos.

No quiero repetir patrones de conducta. Es hora de ver el reflejo en el espejo, crudamente, todo lo que soy y no soy, todo lo que necesito y quiero llegar a ser, lo que soñé. Todo lo que no puedo seguir siendo y haciendo(me).

Quizá lo estaba evitando. Tal vez si cerraba los ojos desaparecía. Pero ya tomé demasiado tiempo, es hora de resolverlo, de resolverme. Quise correr, cuando lo que necesitaba era detenerme un segundo y pensar. Solo queda agradecer, ser positiva, tener paciencia…

Duele un poquito aceptar: I was wrong, and I wasn’t ready. Solo estaba emocionada.

Ya entendí.

Nunca es tarde para querer mejorar. Después de todo, soy mi proyecto más importante. Y eso me hace feliz.

-B

Impaciente

Me quedé con ganas de más.

O esperaba mucho, quizá. Tal vez mis expectativas, mis ilusiones, como siempre, mi principal problema.

Me quedé con ganas de más cafés por las mañanas,

de verlo despertar a mi lado.

Me quedé con ganas de presentarlo a mi familia,

de conocer a sus personas importantes en la vida.

Me quedé con ganas de demostrar más cariño,

de escucharlo y entenderlo.

Me quedé con ganas de ver sus logros en su vida laboral y personal,

de estar ahí para sonreír de emoción.

Me quedé con ganas de bailar, de simplemente estar en el momento,

de olvidar todo lo demás por un rato.

Me quedé con ganas de esperar y ser paciente, de verlo crecer,

de que me viera madurar mentalmente, de mejorar juntos.

Me quedé con ganas de hablar y sonreír aún más,

de olvidarnos de las preocupaciones sin sentido.

Me quedé con ganas de que me entendiera por completo, que me conociera,

de que estuviera impresionado de esta pequeña persona que solo quiere ser mejor.

Me quedé con ganas de fluir, de ver seguridad en ambos,

de sentir que todo estaba en su lugar.

Me quedé con ganas de darme cuenta,

de olvidarnos del pasado.

Me quedé con ganas de más fotografías, de más historias,

de ser más cursi sin experimentar culpa, de sentir que ahí estaría.

Me quedé con ganas de verlo ansioso por verme, por velo sonreír(me).

Me quedé con ganas de organizar mi mente mejor antes de comenzar esto.

Con ganas de otro beso en la frente.

 

 

Pero todo tiene una razón de ser, no quiero pensar tanto.

Quizá no éramos lo que estábamos buscando, o el momento…

 

Tolerante

“Ser tolerante no es ser ciego a los defectos ajenos, sino reconocer esas fallas, y no obstante, conservar la propia capacidad para cooperar con los demás o incluso para experimentar amor por algunas personas”.

-Melanie Klein

Letter to a young therapist

Letter to a young therapist…

You wanted answers, I know. That is why you are here. You couldn’t live without not knowing. You crave to understand all kind of situations. Your own thoughts.

Yes, it is true what they all say. You actually wanted this to understand yourself. Of course, you want to help people, but we all know the deep motivation over there.

Are you there yet? Of course not. I am certain you know it is a process. Maybe a lifetime process.

But, let’s face this: maybe you are a little bit too naive. Maybe you expect a little bit too damn much from people. From yourself. You always want to believe in what people say. And that, darling, will lead you to several problemas. And not only in your professional life, in your personal life too. But I believe you are aware of this. I know.

You are a little bit too good sometimes. You want to help, to make them realize what they cannot figure it out by themselves. You cannot help people who doesn’t want help or a change. You can’t help, no matter how hard you try. They have to ask first.

Don’t think too much. It’s exhausting. 

-B