El síntoma de este siglo ¿Y la felicidad?

img_5149

Freud y  Lacan decían que un síntoma es una forma de enfermar que tiene que ver con la expresión simbólica de un conflicto y también con una manera de gozar.

Claro, en tiempos de Freud un síntoma se daba debido a un conflicto entre fuerzas intrapsíquicas. Hoy sabemos que aquella idea se encuentra incompleta, aunque tiene algo de sentido en el contexto de Freud y de ese siglo. ¿Hoy? Hoy tiene que ver con el aspecto relacional, no hay duda alguna sobre ello.  Gustavo Dessals menciona que el síntoma de este siglo tiene que ver con el autismo y la promoción exacerbada del individualismo que se apoya en el derecho a gozar.

Inmersos en sociedades que promueven el consumismo como si fuese una religión, crecemos con un pensamiento alienado sobre lo que supone la felicidad. Lo vemos como un imperativo, un falso imperativo que debemos y necesitamos vivir. Vivir dentro de un continuo goce inmediato.

Aprendemos que necesitamos seguir ese ritmo que la sociedad ordena. Necesitamos ser felices y promoverlo, demostrarlo. Y el error no es ese en esencia, sino lo que la sociedad entiende por felicidad. Se vive en la actualidad bajo la creencia de que debemos de vivir en un continuo estado de goce, de éxtasis si así lo prefieres.  Tenemos que llegar a ese punto clímax de felicidad.

Y, ¿quién definió aquella felicidad? No importa.

¿Cuál es el síntoma de esta sociedad? La eterna insatisfacción. El pensamiento alienado sobre la felicidad, sobre el imperativo del continuo goce.

¿No sería la felicidad el estado de equilibrio y no el continuo goce que la sociedad demanda hoy en día? Quizá, solo quizá, la felicidad sea el estado adaptativo de sobrellevar  los obstáculos de nuestra vida. De vivir en comprensión y asimilación de que las emociones negativas tiene una función y no se debe reprimir. Quizá, solo quizá, la felicidad sea el estado de regulación mental ante los distintos estados y situaciones que se nos presenten. Volver a nosotros mismos, esa capacidad.

 

Es el tormento de la felicidad que se ha vuelto obligatoria, en lugar de deseable.

¿En qué has pensado al leer esto?

-B

47 comentarios sobre “El síntoma de este siglo ¿Y la felicidad?

    1. Gracias por su interesante texto. Oigo a personajes en tv: yo tengo una vida, mi vida, etc. como reivindicación del más grosero deseo egoísta, una glorificación del yo, en personajes de comedias populares por tv. Es ahí, en ese contexto, donde uno ve reflejado lo ridículo del deseo imperativo del otro, que todo se lo justifica porque yo lo quiero o lo valgo. Y, por tanto, también lo ridículo del deseo del espectador que, también, ha dicho o pensado el mismo patrón ético-moral-psicológico: mi deseo o mi gana por encima de todo. Tiempo, este siglo, en que el péndulo ha virado, en la educación cultural occidental, de la negación enfermiza del yo, postulada por religiones y morales imperantes, al otro lado falaz, de todo lo que me sale del ego debe ser realizado.

      Le gusta a 2 personas

      1. Que interesante mencionar los medios. ¡CLARO! El papel de los medios en la actualidad juega un papel más importante de lo que suponemos. Los medios, ha llegado el nivel de institución que enseña, NOS enseña, cómo debe se ejercerse la vida propia. La afirmación de Doelker de que “la construcción de nuestra imagen del mundo se realiza cada vez más a través de los medios, que a su vez proporcionan una imagen del mundo. Por consiguiente, nuestro concepto de la realidad nace según nuestra proporción de consumo de los medios”.

        Le gusta a 2 personas

    2. Cierto. La educación emocional es lo que falta en las escuelas para una buena inteligencia emocional. Como bien dices en el texto la felicidad es el estado de estabilidad emocional y esa solo la podemos obtener aprendiendo a “controlar” en lugar de “reprimir” nuestras emociones. Ser consciente de lo que sentimos y preguntarnos por qué sentimos eso y qué es lo que necesitamos hacer para poder controlar esa emoción.
      Me ha gustado bastante la entrada. Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

  1. Necesitamos sacar la felicidad de su reclusión en el espacio público, cielo….concentrarla sedimentarla solidificarla… volverla privada y que el  malestar quede situado en el centro del epicentro público… los mercados y los consumidores se constituirían como un problema político…Freud que grande!!!
    Abrazote 🌼

    Le gusta a 3 personas

  2. Estoy de acuerdo en que las emociones negativas tienen su función y, yo diría, debemos ser comprensivos y consecuentes con ello en la medida de lo razonable.
    En cuanto a la felicidad, resumiendo mucho, es encontrarle sentido al momento. Y cada mometo tiene su sentido válido para ese momento; lo de ayer ya no vale para hoy, puede ser un recuerdo bonito, pero eso fue ayer; hoy, o mejor dicho, ahora hay una experiencia nueva que sentir; estar abierto a esa posibilidad ya es un paso muy importante. A veces la experiencia del momento puede ser extasiante, otras puede ser muy sencillita; a mi juicio, se trata de saber aceptar lo que el destino nos dé. Tenemos la herramienta de la volutad para hacer lo que creemos que nos dará felicidad; hay que acertar en determinar qué acciones nos acercarán a ella y cuáles no; ese es un camino de descubrimiento personal que, no obstante, puede ser aconsejado por quien sabe de ello.
    Como casi siempre, tus escritos me invitan mucho a la reflexión. Es un placer compartir contigo ideas y experiencias.

    Le gusta a 3 personas

    1. Justamente el día de hoy en la mañana escuché a una psicóloga hablar algo similar a lo que abordas. Ella mencionaba que nos aferramos a ciertos sentimientos y queremos seguirlos sintiendo más adelante. Ese sentimiento era específico para ese momento, y en el futuro no se puede producir de la misma manera, porque es otro momento, porque son otras circunstancias. prender a valorar el momento y aceptar lo que nos hace sentir. Gracias por tus palabras!

      Le gusta a 2 personas

      1. Ciertamente, cuando recordamos un tiempo pasado feliz y no tenemos esa sensación en el presente, puede que nos sintamos infelices y queramos volver a experimentar lo del pasado; pero entonces somos incapaces de apreciar la oferta de nuestro presente.

        Le gusta a 1 persona

  3. La felicidad es algo que el ser humano busca, la verdad que para mi es un error, lo que de veríamos buscar es la libertad, ya que la verdadera libertad, la libertad de mi propio ego y pasiones, es verdaderamente la mayor alegría y una felicidad duradera en medio de las complicaciones y dificultades… Gracias por tu reflexión, que me ha hecho pensar y escribir una que aparecerá pronto en mi blog

    Le gusta a 2 personas

  4. Muy interesante tema/debate! Nunca me lo había planteado asi, pero de hecho estoy totalmente de acuerdo. Cada vez parece que hay nuevas normas sociales, y una de ellas es esa necesidad de buscar una felicidad con esa siempre constancia de tener una apretada agenda que supuestamente nos hace felices aunque al final sea toda una carrera que ya uno no sabe a dónde va.
    Sin duda un tema complicado, subjetivo, y lleno de diferentes interpretaciones y maneras de entender el que y como hemos llegado a este punto.
    Que pases una buena semana!
    Cristina

    Le gusta a 1 persona

  5. El Modelo Humano actual El Hombre Productor Consumidor, ha hecho de su núcleo duro económico-biopsiquíco un baluarte tan fuerte que es casi imposible plantar un discurso distinto desde que entramos a “competir” en este modelo. Un suerte de mundo Feliz de Huxley donde el despertador, el reloj y las diferentes “necesidades” tienen un constante reflejo en las imágenes. ¿Cuantos jóvenes quieren renunciar a un buen móvil? ¿A gigas de internet? ¿A un coche, moto o zapatos de moda? La razón desarrollista ha creado cosas muy buenas, como el frigorífico, o la lavadora, o los productos químicos de farmacia que curan o mitigan el dolor de nuestros mayores. Pero a la vez – posiblemente porque no existe un punto medio- nos ha lanzado a una producción en masa y constante que debe ser consumida cada vez más rápidamente (incluidos los contenidos vía imágenes o informaciones) para que todo el mundo pueda tener un trabajo/sueldo/puesto/estatus en este modelo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Me encanta que hayas mencionado a Huxley. Hace años, muchos temían un futuro como el planteado por George Orwell… quizá iba más por lo que mencionaba Huxley, la incapacidad de sentir emociones negativas (por eso de esa pastillita mágica que tenían, ¿no?) Una sociedad que a estipulado en su realidad la necesidad de siempre querer más. Gracias por tu aportación, la aprecio mucho!

      Le gusta a 2 personas

  6. Estoy totalmente de acuerdo con lo que compartes, lo negativo y positivo en esta vida aporta y enseña. Y el perseguir la felicidad es algo ideal. Cuando nos empecinamos en “SER FELICES Y BUSCAR LA FELICIDAD” a la de ya, no hacemos más que frustarnos y meternos prisa a algo que se nos escapa de las manos. Considero que la felicidad es la PAZ que emanamos en nosotros mismos y sentimos en nosotros mismos, a pesar de las circunstancias de la vida. Me a alegrado encontrarte de nuevo y leer tu post. ¡Gracias! Me ha inspirado a escribir sobre un tema en concreto.

    Le gusta a 1 persona

  7. Sí, creo que lo has explicado muy bien, es ese estado de equilibrio y bienestar que te permite llevar las cosas con la mayor normalidad, sin sobresaltos, independientemente de que sean positivas o negativas, y puedas incorporar o integrar en uno mismo, con aceptación, comprensión, y sabiendo que eso te sucede por algo, porque vas a aprender algo de ello. Espero llegar a ese estado, no sólo porque la sensación de felicidad es agradable, sino porque necesito tener ese equilibrio. Gracias, me ha parecido muy interesante. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  8. Aporte: Puedes ser feliz siempre, pero no todo el tiempo.
    O al menos a esa conclusión llegamos mi amiga y yo cuando nos planteábamos, precisamente esto, si es que en serio debes y necesitas estar feliz, porque la felicidad debe ser tomada como un sentimiento y no como una emoción pasajera.

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo que pasa es que pensamos que la felicidad es esa sensación de euforia, de serotonina en nuestro organismo, de oxcitocina, etc. Creemos que es un estado de euforia. Se puede ser feliz siempre, y no necesariamente encontrarnos en ese estado. Gracias por tu aportación!!!!! ❤

      Le gusta a 1 persona

  9. Hay mucho de perverso (y no en el sentido freudiano, precisamente) en buscar la felicidad obligatoriamente. Al menos la felicidad desde la óptica líquida y mercantilista.
    Creo.
    Excelentes las publicaciones que he leído hasta el momento.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  10. Se percibe la ausencia de felicidad como la ausencia de salud física. Si estamos enfermos debemos curarnos para poder continuar viviendo, si no somos felices estamos enfermos y debemos buscar esa curación (algo estamos haciendo mal). La búsqueda de esa felicidad perfecta que solo termine cuando termine nuestra vida, tratando su ausencia como una terrible enfermedad, precisamente genera que la felicidad rara vez llame al timbre (y que cuando contestemos ya se haya marchado, harta de esperar).

    Le gusta a 1 persona

  11. Tu texto me ha parecido muy interesante y estoy totalmente de acuerdo con tu idea de que se promueve el consumismo como una religión, de hecho para ilustrar un artículo de la revista en la que trabajaba y que hablaba de este tema, use una fotografía de una tienda de Apple que se parecía mucho a una iglesia.
    A mi entender la felicidad es un concepto muy abstracto y para cada ser humano, diferente. No sé exactamente como se podría definir pero lo que creo, aunque parezca un pensamiento algo sensiblero, es que sin amor no hay felicidad. No me refiero al amor en pareja solamente, sino al amor que te hace tener esperanza en este mundo lleno de dificultades por el que transitamos. El amor como poder regenerador que te hace libre en un mundo donde te dicen como tienes que pensar, lo que tienes que comprar y como tienes que vivir. Es en esos momentos de plenitud, cuando el amor hacia una persona, un animal, una idea, un proyecto nos alcanza, cuando somos felices.

    Me gusta

    1. ¡Me encanta! Hace mucho sentido también si volteamos la vista a las redes sociales. Todo el mundo quiere poner a dónde va, qué hace, porque si no lo demuestras a los demás, es como si no lo hubieras hecho, como si no hubieras ido. La felicidad no cuenta si no la presumes. Y creo que este término tiene que ver más bien con nosotros mismos y no con los demás, es individual y no colectivo. Y además, en ese equilibrio, tiene que nacer de ti mismo y no con estímulos.

      Muchas gracias por compartirnos tu pensar!

      Me gusta

  12. Me recuerda al TEDtalk “La dictadura del placer y la pornoilusión” de Georgina Vorano: “Todo hay que hacerlo con pasión: amar, desear, criar los hijos, trabajar, ir al gimnasio, cocinar, limpiar, planchar, viajar, tener amigos, tener éxito (lo que sea que eso signifique), ganar plata, probar todo cuanto ofrezca el menú… ¿dije viajar?, sí. Viajar de nuevo, viajar otra vez, viajar cuantas veces sea posibe, tener más amigos, ganar plata, plantar árboles. Todo esto, obviamente, al mismo tiempo, y a no olvidarse: apasionadamente.” La obligatoriedad de la felicidad, qué carga tan pesada. :/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s