Microrrelato: El problema nunca son los otros

Los días sin sol y la ligera lluvia lejos al anochecer habían inspirado en los seres humanos a cristalizarse a sí mismos y a liberarse frente a otros desde tiempos inmemorables. Quizá era la nostalgia como tal o el sentimiento de que, si se esperaba con fuerza y nos liberábamos a nosotros mismos, el sol vendría nuevamente, todo comenzaría, mejor y más puro.

Sabia que había llegado a un punto de su vida en el que simplemente ya no podía continuar así. Y aceptarlo le había costado hasta la última fibra de su ser.

-Las cosas ya no pueden seguir así. Llegaste a un límite que ni si quiera puedo imaginar. Ellos no están en tu contra. -le dijo su amiga mientras la miraba como padre protector y madre consternada.

-¿Crees que no lo sé? -Le dijo con un suspiro y con unas mínimas ganas de la derrota- Ellos no tienen el problema, nadie lo tiene. El problema es que todo está en mi, en mi cabeza y mi imaginación. El problema es que no comprendo, no puedo entenderme. Y no conozco otro sentimiento más intenso que la frustración en uno mismo. No se qué hacer con tanto dentro de mi, que lo dirijo a los demás. No, ellos no saben, ellos viven su vida, y mi mente cree que piensan en mi. Nunca es así. Probablemente ni si quiera estén conscientes de mi existencia y yo estoy aquí muriendo en ansiedad y frustración. El problema nunca son los otros, son nuestros pensamientos. Somos nuestro enemigo más grande.

Anuncios

13 comentarios sobre “Microrrelato: El problema nunca son los otros

  1. Reblogueó esto en PAZLABRASDELUZy comentado:
    Blueberry es una psicóloga clínica que escribe por terapia – satisfacción y que, a mi parecer, sus 24 años de edad, se quedan cortos. Me atrevo a afirmar que es “peleona” pero ha debido de superar grandes obstáculos para llegar a la sabiduría vital adquirida .
    Afirmaría, también, que es una apasionada de su trabajo y que, probablemente, ha tenido que enfrentarse a “pacientes – impacientes” que carecían de la capacidad necesaria para asumir y aprovechar su ayuda.
    Ella misma parece reconocer que, dar lo que no se ha pedido puede resultar contraproducente. Pero lo que resulta gratificante es recorrer sus escritos, sentencias breves y rotundas, a modo de píldoras que atesoran pensamientos valiosos, para vivir y para sobrevivir, cuando las cosas se ponen difíciles.
    En esta entrada, cuyo título ya es por si solo, una de sus sentencias, ha creado un relato breve y sustancioso que da mucha más fuerza y hace más gráficos sus pensamientos.
    Se trata, de la belleza de lo breve y de lo sencillo, como vehículo más apropiado para explicar lo complejo

    Le gusta a 1 persona

    1. Sigo tan sorprendida al leerlo que no sé ni qué debería de responder. Creo que si me limito a decir “gracias” no es suficiente. De verdad aprecio esas palabras. Efectivamente, hay que vivir adversidades para crecer, pero no solamente vivirlas, sino meditarlas, transformarlas. El conocimiento no viene de la experiencia como tal, sino de cómo se asimila esa experiencia. Me limitaré a decir “wow”. Saludos enormes. ❤

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s