Está bien no estar bien

Olvidamos que somos vulnerables, y eso está bien.

 
Somos seres humanos, y con ello viene cierto grado de vulnerabilidad. 

Sí, soy creyente de que siempre debemos encontrar la forma adecuada de superar las situaciones adversas: siempre habrá algo más, siempre habrá más formas, más pensamientos, más visiones.

Pero a veces, la realidad nos obliga a reconocer que no siempre podemos tolerar tanto en tan poco tiempo. Necesitamos un descanso, cerrar los ojos, respirar y aceptar que está bien no estar bien todo el tiempo. Reconocer que somos seres humanos, y con ello, viene la vulnerabilidad. Está bien reconocer que no siempre es fácil, que la realidad a veces duele y fatiga, fatiga mucho. Está bien reconocer que parece que el túnel pareciera no tener fin. Está bien reconocer la sensación de estar parado, sin ver la salida. Es de humanos reconocer ese dolor y la dificultad que podamos estar pasando, saber sentirlo y expresarlo.

Habrá cicatrices siempre. Y no hay nadie exento de ello. Algunas dolerán más que otras, algunas quizá se borraran con el paso del tiempo, otras permanecerán, sin dolor, pero como memoria. Las heridas no desaparecen al ignorarlas, sino al reconocerlas y cuidarse uno mismo, cuidarse en compañía. 

Está bien reconocer esas heridas, el dolor y la dificultad. Porque solo así podremos seguir adelante, y afrontar lo que sea que venga. Porque tengo la sospecha, que no hay nada en el universo que no podamos sobrepasar, por más doloroso e intenso que sea.

Está bien no estar bien todo el tiempo.





Síganme en mis páginas en Facebook e Instagram!!!

Anuncios

19 comentarios sobre “Está bien no estar bien

  1. La exuberancia del erial o el erial de la exuberancia, el dilema entre ser y tener al que nos empuja la presión de sociedades mercantilizadas; en este caso, entre ser y parecer, que es una forma de tener lo que no somos. Qué importante es la ruta del bereber, nadie como él reconoce los espejismos.

    Le gusta a 3 personas

  2. Es saludable tener esa conciencia de la vulnerabilidad que viene con ser humano. Me enferma ver qué estemos retomando de manera tan agresiva el positivismo en todos lados sin siquiera pensar si eso no es peor que simplemente ser, en las buenas y en las malas

    Le gusta a 1 persona

  3. “…La vida, a la que tememos tanto y justificadamente, también nos hiere, nos empapa en un rocío de sal que puede ser infinito, pero cesa, y cuando cesa, la luz nos ciega, los colores vibran, la piel se calienta, y la energía que habita en las almas más bellas, se cuela por los poros y nos invade, cual samsara, envuelta en dicha.​”…

    Le gusta a 3 personas

  4. Me gusta esta parte porque justo acabo de terminar un escrito sobre los hechos ofensivos. EN él demuestro que la venganza es absolutamente vana y que el único remedio que nos queda es apechugar con lo que hemos vivido y justo esta parte de tu texto lo explica maravilosamente bien. “Habrá cicatrices siempre. Y no hay nadie exento de ello. Algunas dolerán más que otras, algunas quizá se borraran con el paso del tiempo, otras permanecerán, sin dolor, pero como memoria. Las heridas no desaparecen al ignorarlas, sino al reconocerlas y cuidarse uno mismo, cuidarse en compañía.”
    Saludos

    Le gusta a 2 personas

  5. Me gustó mucho y me hizo acordar a los libros de Byung Chul “la sociedad del cansancio” y “la agonía del eros” donde explica que hay una tendencia de que no se puede no poder, porque si siempre tuviéramos que estar bien, porque queda mal. Nada, está bien sentirse mal y respetar ese estado. Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s