Microrrelato: Te cuento

Te cuento que no siempre entendía, y se esmeraba por buscar las respuestas, sin haber formulado antes las preguntas adecuadas para aquello que no podía ver.

Te cuento que, soportó sentir sueños destrozarse en ojos llenos de pasión para tanta juventud en la piel. Escuchó el crujido de las esperanzas al desmoronarse mientras encorvaba sus hombros.

Te cuento que, tantas veces miró al cielo y esperó, sin llegar a ver algún cambio o señal. Con una mirada inexperta aún, concluyó que los cambios jamás caerían en el momento indicado o bien, el menos esperado. Comprendió que miradas y suplicas y el mero deseo no son suficiente. Porque, simplemente, así no funciona, es poco probable.

Te cuento que, le tomó suficiente tiempo, como a la mayoría, llegar a la conclusión de que no queda más que aprender sobre la marcha y tolerar. Que las cosas no siempre sucederán como lo deseamos, por más fuerte que sea ese anhelo.

Te cuento que, comprendió entonces que ese deseo ayuda a veces a entender una parte nueva de nosotros. A vernos desde nuevos ojos.

Creo que, quizá el Otro aún no había entendido, y su comportamiento iba guiado por el impulso y la culpa del momento. Creo que, las palabras solo salieron sin medirse previamente.

Solo le quedó ver, que a veces se sobrelleva sin entender completamente…

16 comentarios sobre “Microrrelato: Te cuento

  1. Suele ocurrir que pretender ser la excitación de nuestras necesidades nos aparta de la serena resolución posibilidades, la búsqueda frenética de una respuesta de la feliz providencia de la pregunta adecuada, el anhelo de la felicidad de la disposición que evita nuestro sufrimiento. Suele ocurrir que, sin darnos cuenta, nos convertimos en la barrera que intentamos derribar, en la parte que nos divide, porque la vida responde solamente cuando formulamos la pregunta y no cuando anticipamos las respuestas desde un marasmo de dudas. 👍

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Me ha encantado tan profunda auto reflexión, si eres o no la protagonista! Cuando uno llega ciertamente a creer que son las variables quienes manejan nuestra vida y no al revés; es cuando mas fácilmente la transitamos. Un cálido saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s