Saber no es comprender

“Sabes tanto de mí y no me comprendes. Saber no es comprender, podríamos saberlo todo y no comprender nada”.

Sabemos lo que vemos desde el exterior, sabemos lo que la otra persona quiere que conozcamos de el o ella. Es fácil ver todo lo superficial, el resultado de un sin fin de pensamientos y sensaciones, las cuales nunca podremos ver desde la distancia.

Evaluamos eso externo, olvidando pensar que pudiesen existir un sin fin de motivos para tal acción, dolor, desesperación o incluso idealización.

Lo que vemos generalmente no se acerca a la vivencia real del otro, a sus motivaciones internas, a todo aquello que mueve su comportamiento. Saber no es comprenderlo…

5 comentarios sobre “Saber no es comprender

  1. Muy acertado. Hay una conciencia social que necesita esa puerta abierta a la credencial de la palabra, una necesidad íntima de poder hacerse entender (o creer) con la exageración, la teatralidad o la mentira. Por eso, la dinámica social acepta la palabra como medio de autentificación, eso permite evadir la responsabilidad del conflicto interno y externalizar la solución (p.e. consumo). A grosso modo, ahí podría explicarse la pervivencia de políticas del capital que acentúan la desigualdad, o el surgimiento de líderes populistas (el fascismo de siglo XX llevado al XXI) como Trump o Bolsonarol, así como toda la ingeniería del bulo (mass media, redes etc…) que ha hecho posible el alineamiento con los planteamientos desproporcionados o ridículos de este tipo de líderes. Efectivamente, la consciencia (comprensión íntima) es el reto que acabará con esta otra pandemia. El autoengaño forma parte de la cultura de nuestro tiempo.

    Me gusta

  2. Y otra cosa que considero importante aportar: comprender no consiste en acomodar el suceso o la información a nuestra concepción de la realidad (los prejuicios), sino en la observación discursiva del pensador que nos observa, manteniendo la distancia con el yo. De esa manera, se ganará objetividad en el juicio y un conocimiento ponderado de lo que nos afecta, algo que tanta falta hace en un mundo dominado por el sectarismo y la pretendida manipulación de masas. Por supuesto, para filtrar la información hay que informarse antes en fuentes contrastadas y evitaremos, por ejemplo, la plaga de negacionistas de la COVID que nos invitan a no usar mascarilla porque el virus no es tan malo como dicen o incluso no existe y el mundo entero nos engaña; o a tomar no sé que soluciones de lejía para curarse, o cualquier otra idiotez. Ya está. Que vivan todos con plenitud y armonía…y mascarilla por favor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s