Independencia

La independencia excesiva no es más que otra forma en que se traduce algún trauma. Es una forma de negar o minimizar la necesidad de conexión que los seres humanos tenemos. Es distanciarse, no aceptar o tolerar que todos somos vulnerables en algún momento y quizá, solo quizá, necesitamos de la cercanía de ese alguien.

No es independencia, quizá te estás protegiendo.

-B

6 comentarios sobre “Independencia

  1. ¿Dónde está el exceso? La independencia es una actitud que nos libera de la dependencia cuando deja de ser necesaria, creo que nunca es excesiva. Si esa actitud esconde un trauma ya no podemos hablar de independencia sino de algún trastorno caracterizado por conductas evasivas, de rechazo o de retraimiento, pero nunca es independiente porque cambia una dependencia por otra.
    En otro orden, una independencia excesiva podría delatar al sujeto que la percibe como dependiente en alguna medida del interpelado y no sería más que el camuflaje de una queja por su desapego (un o una canalla🤦‍♂️;-)) . Normalmente, la dependencia es la que puede ser excesiva. Te entiendo de este modo. Por cierto, voy a independizarme que tengo sueño, me voy al sobre.

    Le gusta a 1 persona

  2. Creo que eso es más una incapacidad de pedir ayuda que independencia. Un grito de ayuda, es solo que si se apela a esconderse, es para ser encontrado. Supongo que es parte de la educación. Papá tenía que resolver los problemas que hubieran en casa (por lo general). Muchos de nosotros no recordamos a papá sonriendo en casa. Es la imagen de un ser serio y callado.

    Ahora, que si esa protección reflejada en el aislamiento es demostrada con agresividad y trato áspero a quienes buscan su compañía de verdad, quizá la familia redimida, amigos maduros. El aislamiento es sin duda un capricho a la vida y esas personas que no son capaces de ayudarla en el modo que el sujeto asustado desea.(quien necesita protegerse al grado del aislamiento es un ser muy asustado. También depende del conocimiento que el asustado tiene de sí mismo. Montesquieu, al inicio del libro El espíritu de las leyes, explica que el niño salvaje a todo le teme, al mínimo ruido sale huyendo. Por lo que debemos de crecer y dejar de temerle a todo).

    Entonces esa persona como tal deberá entender que nada está asegurado, que Dios no vendrá a firmarle un contrato en donde le aseguré que jamás sufrirá, que jamás será traicionado, que jamás será inculpado, que lo que ha vivido es lo peor y que de hoy en adelante sólo le espera paz y gozo. Creo esta revelación la expresa muy bien Borges en deutsches requiem cuando después de repasar su vida concluye: “Mi carne podrá tener miedo; yo, no” . Y no hay de otra; aceptar la realidad olvidar la imaginación y actuar para enderezar los comportamientos y las ideas, cual tratamiento odontológico en los dientes más retorcidos.

    Savater cita a Faulkner: La vida es movimiento y el movimiento tiene que ver con lo que hace moverse al hombre, que es la ambición, el poder, el placer. El tiempo que el hombre puede dedicarle a la moralidad tienen que quitárselo forzosamente al movimiento que él mismo es parte. Está obligado a elegir entre el bien y el mal tarde o temprano, porque la conciencia moral se lo exige a fin de que pueda vivir consigo mismo el día de mañana. Su conciencia moral es la maldición que tiene que aceptar de los dioses para poder obtener de éstos el derecho de soñar.

    El aislamiento es la lucha moral del hombre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s