Dejar ir es una trampa

Dejar ir, seguir hacia adelante, sin reparar, sin asumir, sin elaborar ni comprender es una trampa.

Una trampa que supone sacrificar nuestra coherencia interna y apartarnos de la realidad de la consciencia en un desesperado esfuerzo de reparación maníaca. El dolor no desaparecerá solo por optar ignorarlo.

Existe la opción de enfrentarlo.

17 comentarios sobre “Dejar ir es una trampa

  1. Excelente. En realidad, dejar ir sin un proceso de elaboración no es dejar ir verdaderamente. Quedan las secuelas, los efectos secundarios. Huiste, no te fuiste. Muy valioso tu aporte, felicitaciones.

    Me gusta

  2. Y ese fue mi gran error, laisse aller. Prácticamente desde siempre que me encantó la fórmula francesa de ‘Laissez faire et laissez passer, le monde va de lui même’. Fue mi ‘late motive’ para la educación de mis hijos. Quería sacar lo mejor de ellos. Pretendía estar sobre ellos a cierta distancia para en último término hablar con ellos sobre cualquier cosa. Pero no tuve en cuenta lo peor: Que al separarnos mi mujer y yo, ellos quedaron en sus manos… y llegó el desastre.

    Me gusta

  3. Desgraciadamente hay mucha gente que opta por huir de la realidad, por esconderse detrás de una falsa iluminación que solo les hace sufrir más, pues las heridas siguen estando y en momentos de conversación con uno mismo acaban derrumbándose.
    Yo estuve mucho tiempo así, menos mal que evolucioné y opté por superar mis problemas e ir curando mis heridas a mi ritmo. Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s