Bajo nuestras propias condiciones

Había voluntad para cambiar. Sí que la había. Pero aquello sonaba factible en el sueño e imaginación, y no en una realidad previamente establecida y poco viable de satisfacer  y responder a las verdaderas necesidades. 

¿Quién te dijo que aquello que sentías estaba mal, y que aquello que demandabas era un exceso? No, no, no. Estás aquí para sentir(te). Sí, estamos aquí para cambiar, pero no bajo lo estipulado por una sociedad alienada, sino bajo el juicio propio, bajo nuestras propias condiciones.

-B

Anuncios

“Cuando otras personas esperan de nosotros que seamos como ellos quieren, nos obligan a destruir a la persona que realmente somos”.

-Morrison.

 

Deseo quimérico

Un deseo quimérico irremediable,

y una consciencia consciente de sí misma,

de la contradicción, de la paradoja.

Aquello no debía funcionar de aquel modo,

estaba destinado al fracaso,

a una realidad etérea.

A algo aún mejor.

 

Diciendo sin decir. -B

“I still catch myself feeling sad about things that don’t matter anymore.” 

Or about knowing some shadows are always gonna be there… and maybe, just maybe, that they are better than I am.

Y qué es lo que realmente es?

¿Qué otra absurda falsa justificación podía decir(me) para no enfrentar lo que realmente es?

Después de todo, estábamos en una sociedad donde hay que aparentar que todo va como debe de ser.

Un pensamiento etéreo, inmensurable, subjetivo. Pero quizá, solo quizá, algún día comprendido.

 

B