Frase: Somos el resultado

Somos el resultado de los duelos que hemos vivido y de la forma en que los hemos vivido. De los relatos que resultaron a lo largo del tiempo y el papel en el cual nos establecimos.

Blueberry
Anuncios

Frase: Podemos darle otro significado

“No podemos cambiar la historia, lo que ocurrió, pasó de verdad. No podemos borrar lo que nos haya sucedido, ni deshacer lo que hayamos hecho, pero sí podemos, y en muy alto grado, influir en cómo percibimos los sucesos pasados y en lo que signifiquen para nosotros. El pasado no es una simple crónica, el registro en orden cronológico de lo que realmente nos ocurrió. Es una historia viva y que cambia a medida que se va contando, con nuevos énfasis, significado, explicaciones y consecuencias”.

Ben Furman

Microrrelato: Vaivén

¿En qué momento todo lo sobrepasó?

¿Cuál fue el instante en que todo se enredó y posterior a ello creció sin un control, desbordando toda posibilidad?

Pensamientos obcecados que no permitían procesar mas, que resultaban en incapacidad para actuar. Ya no había ganas de nada, o quizá sí, pero fluctuaba con una profunda desesperanza.

Acentuó una ligera sonrisa y abrió su libro favorito. Era la mejor forma de distracción que conocía. A pesar de saber que ello no resolvería nada y jamás haría cambiar la realidad. Pero aquella vez el libro no sabía igual, parecía no tener sentido alguno, ya no ofrecía respuestas. Y pensó…

Recordó el primer día, aun se sentía tan cercano. Recordó las sonrisas y las risas que le supieron a tranquilidad desde el primer instante. Había sido todo tan natural, como si lo hubiera esperado. Un abrazo, tes besos, dos miradas…

A partir de ahí todo fue cambiando, y ni siquiera se había dado cuenta. Todo se había acomodado. “Click”. Algo encajó. La sensación de extrema estupidez al imaginarse algo tan precipitadamente, como los niños guiados por la fantasía y los impulsos, se fue con el paso de los días y los meses cuando aceptó que quizá ello era normal. Que quizá en ese contexto en específico tenía sentido, que quizá de esa forma se sentían los demás.

Se había creado tanto en tan poco. Tanto a pesar de encontrarse en un vaivén de pensamientos guiados a ratos por miedo e inseguridad, así como fantasías y expectativas. Un vaivén que finalmente les hizo ver… parcialmente.

Cayó en la trampa sin querer ver. Le fue fiel a una sombra que pensaba solo para sí… Quizá nunca despertó por completo.

¿En qué momento todo se revolvió? ¿En qué momento la historia se invirtió?¿En qué momento los ahogó el pánico y el hastío?

¿Las historias también cambian?

Levantó la mirada del libro que ya no le decía nada nuevo esta vez. Y vio aquellos ojos a lo lejos. “Click“. Un abrazo, tes besos, dos miradas…

Cual es tu historia?

“Si queremos saber de un hombre, preguntamos ¿cuál es su historia real interior? Porque cada uno de nosotros es una biografía, es una historia, es una narración singular, que se construye, continua, inconscientemente, por, a través de, y en nosotros”. -Oliver Sacks

Hasta comprender

… hasta llegar al punto de comprender que la forma en que alguien lastima, tiene que ver probablemente con su dolor y el miedo que ha cargado durante cierto tiempo, que no siempre es intencional y que quizá, solo quizá, tenga que ver con sus estrategias para afrontar su realidad.

… que el comportamiento que observamos no es lo que define a alguien como persona, y que ello es el mero resultado de un sinfin de procesos y atribuciones que van más allá como para resumirlo en una sola explicación o justificación.

… que las personas hacen cualquier cosa con tal de ocultar hasta la percepción de una situación potencialmente dolorosa, ya sea real o imaginaria, y que algunas veces ello resulta hasta en indiferencia a los ojos del otro.

… y sin querer algunos alejan como protección, sin pensar que las aclaraciones aveces amortiguan…

No era indiferencia lo que reflejaba, era la estrategia que usaba para ocultar algo más complejo… o al menos eso quise comprender

-Blueberry

Microrelato: No todas las historias encajarían

Nunca había logrado olvidar el primer día en que la vio… como suele suceder con las personas que revuelven sin que uno lo acepte desde el primer instante.

Entre las personas y el ruido que entorpecía las conversaciones, ahí estaba, hablando a ratos y sonriendo. Sí, se vieron de reojo, como no queriendo, como si ello no tuviera importancia, una sombra más, alguien más sin nombre.

Quizá había algo ahí, o al menos eso decían los libros y películas superficiales. Pero algo intangible le impedía ver en otra dirección, el miedo de no verla más. ¿Alguna vez había creído realmente en esas cosas que ni siquiera se podían explicar? Quizá no.

Parecía tranquila, como si tuviera su vida resuelta. Sonreía, como si comprendiera a todos a su alrededor y les entendiera. Ensordecedoramente simple, con una pizca de indiferencia que solo despertaba querer saber más.

Se acercó sin haber pensando antes cómo. De eso se trataba, de improvisar, ignorando cualquiera inseguridad. La miró de espalda, parecía contemplar algo sin importancia. Suspiraba como si todo estuviese en orden.

Y una sonrisa y una pequeña risa juguetona había bastado para que se encontraran. Se había apagado todo lo demás, y era suficiente… o al menos eso sintió.

Nunca había logrado comprender aquel instante, porque la realidad no suele responder de aquella forma. Había bastado una mirada para sentir

No todo estaría bien. Parte de su historia quizá no encajaría con la de ella, pero algo siempre se podía hacer.

-Blueberry