Microrelato: Nadie viene en blanco

Era más fácil andar por la superficialidad, donde la negación de la realidad promete un toque de tranquilidad y otro de paz. Anhelaba un amor sincero y puro, como cualquiera que había leído en cientos de libros y cuyos finales suceden exactamente como en la imaginación. Libros, donde la intención era amortiguar, idealizar… prometer, jamás profundizar ni ver la realidad.

Quizá, años faltaban para ver más allá, para entender. Había sinceridad, no obstante, parecía aún perseguir idealización y amores románticos infantiloides con intentos de reciprocidad, que más bien se caracterizaban por su función de ser una extensión narcisista, satisfaciendo solo su Yo. Quizá aún no era siquiera consciente de ello. No, aún no lo veía.

Fantaseaba con una mirada transparente, que hiciera encajara todo con naturalidad. Como si el amor fuera algo simple, como si bastara y viviera de las coincidencias de la vida. Y como muchos, su búsqueda se dirigía a alguien en el mismo camino y dirección.

Aquella búsqueda omitía el hecho de que cada uno lleva en la piel una historia diferente, que cada persona carga siempre fantasmas. Fantasmas que no se refieren a problemas que atormentan, sino experiencias, vivencias y pensamientos previos que ningún ser humano puede evitar. Nadie vive sin fantasmas, y el problema era ese, ni siquiera poder reconocerlos y vivir en una negación infantil.

Y de eso se trataba las relaciones maduras y profundas que tanto decía anhelar: ver que cada participante siempre traerá consigo fantasmas, imaginación y diálogos internalizados previos, donde el objetivo es verlos, coordinarlos y mediarlos; construirlos con sus respectivas bases individuales ya establecidas.

Ver que cada uno trae consigo un montón de memorias que motivarán ciertas acciones, y que nadie vendrá en blanco, sin peso. No habrá más que coordinar y construir.

Nadie viene sin la compañía de sus sombras, perspectivas e idiosincracias para entender la realidad y defenderse contra lo que sea que despierte ansiedad y preocupación. Y quizá su tarea ahora era intentar observar y observarse.

-Blueberry

Y resultó así

A veces defenderse tanto contra ese miedo tan grande que no para de existir… hace realidad el dolor del que supuestamente tratamos de evitar.

Cuidamos tanto alejarnos del dolor, que la misma inacción hace lo suyo.

No moverse también lleva la cuenta.

B

De tus recuerdos

Tanto tiempo perdido en buscar y definir explicaciones, cuando a veces solo basta hablar de los recuerdos, incluso de aquellos imaginarios.

Platicar de los fantasmas que generamos, aún sin ser conscientes de ello.

Aceptar las sensaciones que quedaron debajo de la piel y de las cuales quizá aún no seamos capaces de escapar.

Ahora, háblame de tus recuerdos…

No eran fantasmas

No había fantasmas, nunca existieron.

Los confundimos con nuestra sombra y con las partes de nosotros mismos que nos negamos a ver.

No había malos recuerdos, solo recuerdos.

Los confundimos con nuestros conflictos que no logramos reorganizar dentro de nosotros.

Siempre fuimos nosotros.

Era tan solo un reflejo.

Microrrelato: Fantaseamos

Fantaseaba con lo que se enseñó que se debía fantasear. Metas efímeras e infinitas destinadas a terminar en insuficiencia.

Pensó que así era, que lo estaba haciendo bien. Quizá. Solo quizá.
Había nacido como un pensamiento, de esas fantasías que ayudaban a pasar los días y los malos ratos. No era algo muy concreto en su mente, eran como colores intentando integrarse en algo coherente. Mas, en el fondo quedaba esa sensación que predominaba: un deseo de pertenecer.

Había sido algo difícil el camino, no siempre, pero a ratos. Aprendió de alguna forma a mostrar ser valiente y positiva, luchar por lo que quería, a sonreír, a ser siempre diferente.

Aunque jamás se dio cuenta que aquellos anhelos jamás fueron sus anhelos. Que los suyos se habían perdido en la dificultad de los días y en las miradas que jamás la vieron. Aquello era la superficie, la sociedad diciéndole cómo debía de ser.

No era la independencia el objetivo. Era tolerar el dolor que jamás se podría evitar. Estar lleno, aún así.

Pero tampoco era culpa suya. Simplemente no sabía más.

Somos historias en proceso

Al final, somos las historias que somos capaces de narrar sobre nosotros mismos, sobre lo que hemos vivido y lo que nos ha tocado enfrentar. Sobre lo que han hecho de nosotros y hemos, o no, aceptado. Somos el resultado de la forma en que hemos llegado a entender nuestras vivencias subjetivas.

-Blueberry

Reflexión: Ser fuerte

Alguien, en algún momento, en algún lugar, dijo que “ser fuerte” era no dejarse vencer por las emociones, no sentir, solo pensar y hacer. La racionalización parecía algo particular del siglo presente, y aquello sonaba tan acertado como creíble… casi.

Pero, ser fuerte se utilizaba casi como sinónimo de “aguantarse”, de tragarse las emociones y aparentar frialdad y casi superioridad ante una situación. No, no, no. Así no.

Ser fuerte es reconocernos, con todo lo que ello implica.  Es ver nuestros logros y nuestras derrotas. Es ver nuestras cualidades y limitaciones.  Observar tanto objetiva como intersubjetivamente las circunstancias que nos rodean, pero sobretodo, preguntarnos: ¿Qué de mí influyó para encontrarme en este lugar, con estas personas, ante esta situación y no otra? El contexto en el que vivo no depende de mí, pero, ¿qué parte de mí, me permitió vivir esto, tanto positivo como negativo?

Ser fuerte es aceptarnos, como seres dinámicos y en constante evolución. Como seres vulnerables y resilientes. Aceptarnos con cada emoción y sentimiento que aparezca de por medio, tanto negativo como positivo.

Ser fuerte es mirarse a uno mismo y permitir

se sentir, sentirse.

30724449_1593753744074768_203662985489547264_n

-Blueberry