Desear no mueve la realidad

No funcionó. Fue absurdo contemplar la idea de que, pensado y soñando tanto, quizá ocurriría.

El café se acabo demasiado pronto, la piel ahora se sentía diferente, traía otros recuerdos.

Las palabras ya no sabían qué contar, estaban cansadas de lo mismo.

No, desearlo con intensa fuerza no mueve la realidad. Habrá que hacer algo más.

Co-crear

No importa qué tan buena sea la persona a tu lado, si no te miras primero a ti mismo y reconoces la historia de tu vida y cómo ha impactado en tu presente, no crecerás suficiente.

La maduración es un proceso que viene de mirarse a uno mismo, de reflexionar y reconocer, de dejar a un lado la negación de lo doloroso y poder tolerar. No solo crecemos con ayuda de otros. Es cierto, nadie avanza en soledad, avanzamos acompañados, pero la ello no sirve de nada sin vernos internamente primero.

Es fácil deslindarse de la responsabilidad que tenemos hacernos cargo de nosotros mismos, de nuestras heridas, del dolor. Es fácil aferrarse a la idea de buscar a alguien que acompañe en el camino, que impulse a crecer. Pero cada uno tiene su propio proceso. Nadie puede cargar con su historia y la de alguien más.

Todos hemos sido dañados de una u otra forma, en mayor o menor grado. Ver solo nuestras fortalezas y tener una postura positivista, es ver solo la mitad de nosotros mismos. La mitad de la historia.

Vernos a nosotros mismos en compañía de alguien que también se ve así misma… co-crear.

-B

Microrrelato: El recuerdo no se erradica

Quería ir en contra de la naturaleza. Luchar contra la condición humana y obligarse a olvidar, en un mundo hecho de recuerdos e historias.

No era más que una fantasía que se había idealizad a lo largo del tiempo y de los años entre las personas: el dese de olvidar, de soltar y hacer desaparecer todo lo malo y que jamás ayudó, quedarse con los buenos momentos de sonrisas y risas.

Pero lo que pasó realmente sucedió y afectó. Las memorias no desaparecerían, sus rostros, las palabras dichas y no dichas, los suspiros ya eran parte de su historia. Sería confuso y aterrador actuar como si nada, ofreciendo sonrisas y palabras que no sabrían a completa sinceridad. Los besos, quedarían en la superficialidad.

A veces la culpa también lo acompañaba, la crítica a sí mismo y el odio a todas las circunstancias pasadas. El coraje… ¿Qué más le haría a todo eso?

Pero el recuerdo no se erradica por completo. Porque lo que vivimos es parte de nosotros, inmutable. No podemos dejar de sentir los sentimientos incómodos, pero podemos llegar a sentirlo menos,

Microrrelato: No se miente a uno mismo eternamente

Levantó la mirada con seguridad, y miró el reflejo que años atrás le veía crecer, en silencio, en admiración.

Por un momento pensó que había sido su imaginación, se asustó y tapó su boca como acto reflejo ante la confusión. El tiempo casi se detuvo, iba lento, espantosamente lento. El reflejo en el espejo bajó la mirada a modo de desaprobación, para después mirarle una vez más directa y fríamente a los ojos. Abrió la boca lentamente, y comenzó a dar una respuesta, como si hubiese escuchado sus pensamientos previos.

Juraste que aquella máscara que te creaste hace años sería solo momentánea, que te serviría poco, e ignoraste que, las máscaras, tarde o temprano, se adhieren a la piel. Te aterraron tanto tus propios sentimientos, que decidiste cubrirlos con un falso optimismo. Podrás hacerle creer a todos sobre tu supuesta felicidad y positivismo infinito, pero a mí no me puedes mentir. No se puede mentir a uno mismo por siempre. No es convicción y pasión por lograr eso que deseas. Es desesperación y arrogancia. Aferrarte a memorias ya muertas no las hará regresar. Aparentar una imagen no lo hace real.

La respiración se detuvo por un momento, sin embargo, su pensamiento se aceleró. Pensó primero que estaba soñando, que no era posible que los reflejos respondieran de aquella forma. Dudó, dudó de lo que había escuchado y de lo que había visto. Quizá, efectivamente había llegado el momento en que su mente había colapsado y veía lo que no es, sus miedos e inseguridades. Miró a su alrededor, todo parecía normal. Pensó si había sido una broma, quizá alguien jugaba con sus pensamientos. Miró una vez más al espejo. El reflejo había vuelto a la posición que le correspondía. Le miró con suspicacia. Nadie, ni el reflejo mismo, le haría irse abajo.

Retrocedió un poco, y tomando lentamente una botella de vidrio que estaba sobre la mesa, la aventó con todo el miedo y deprecio que tenía, hasta ver caer al suelo los fragmentos del espejo que nunca más le delatarían.

 

 

-Blueberry.