Microrelato: Nadie viene en blanco

Era más fácil andar por la superficialidad, donde la negación de la realidad promete un toque de tranquilidad y otro de paz. Anhelaba un amor sincero y puro, como cualquiera que había leído en cientos de libros y cuyos finales suceden exactamente como en la imaginación. Libros, donde la intención era amortiguar, idealizar… prometer, jamás profundizar ni ver la realidad.

Quizá, años faltaban para ver más allá, para entender. Había sinceridad, no obstante, parecía aún perseguir idealización y amores románticos infantiloides con intentos de reciprocidad, que más bien se caracterizaban por su función de ser una extensión narcisista, satisfaciendo solo su Yo. Quizá aún no era siquiera consciente de ello. No, aún no lo veía.

Fantaseaba con una mirada transparente, que hiciera encajara todo con naturalidad. Como si el amor fuera algo simple, como si bastara y viviera de las coincidencias de la vida. Y como muchos, su búsqueda se dirigía a alguien en el mismo camino y dirección.

Aquella búsqueda omitía el hecho de que cada uno lleva en la piel una historia diferente, que cada persona carga siempre fantasmas. Fantasmas que no se refieren a problemas que atormentan, sino experiencias, vivencias y pensamientos previos que ningún ser humano puede evitar. Nadie vive sin fantasmas, y el problema era ese, ni siquiera poder reconocerlos y vivir en una negación infantil.

Y de eso se trataba las relaciones maduras y profundas que tanto decía anhelar: ver que cada participante siempre traerá consigo fantasmas, imaginación y diálogos internalizados previos, donde el objetivo es verlos, coordinarlos y mediarlos; construirlos con sus respectivas bases individuales ya establecidas.

Ver que cada uno trae consigo un montón de memorias que motivarán ciertas acciones, y que nadie vendrá en blanco, sin peso. No habrá más que coordinar y construir.

Nadie viene sin la compañía de sus sombras, perspectivas e idiosincracias para entender la realidad y defenderse contra lo que sea que despierte ansiedad y preocupación. Y quizá su tarea ahora era intentar observar y observarse.

-Blueberry

Saber no es comprender

“Sabes tanto de mí y no me comprendes. Saber no es comprender, podríamos saberlo todo y no comprender nada”.

Sabemos lo que vemos desde el exterior, sabemos lo que la otra persona quiere que conozcamos de el o ella. Es fácil ver todo lo superficial, el resultado de un sin fin de pensamientos y sensaciones, las cuales nunca podremos ver desde la distancia.

Evaluamos eso externo, olvidando pensar que pudiesen existir un sin fin de motivos para tal acción, dolor, desesperación o incluso idealización.

Lo que vemos generalmente no se acerca a la vivencia real del otro, a sus motivaciones internas, a todo aquello que mueve su comportamiento. Saber no es comprenderlo…

Quizá

Quizá en otros sueños todo sea diferente. Quizá los diálogos salgan como los anticipamos y los abrazos se acomoden naturalmente.

Quizá en otros sueños no tengamos porqué defendernos contra la amargura. Quizá en otro tiempo no nos defendamos con fantasmas que parezcan no desaparecer.

Quizá en otros sueños solo nos quede ser…

Extracto de un libro que jamás escribiré:

De conexiones e imaginación

– ¿Crees en el amor a primera vista? – preguntó – ¿O en la atracción, o conexión?

Era el tema de nunca acabar. El amor. Había ya tantas definiciones…

– ¿Qué quieres que te conteste? Es una estupidez creer en el amor a primera vista. El amor involucra conocer a la persona… A veces no entiendo cómo la gente realmente cree que existe. No entienden que no puedes conocer a alguien solo con verlo una vez.

– ¿Entonces no crees? -Expresó mientras levantaba juguetonamente una ceja.

-Quizá en la atracción -Pensó un momento y prendió un cigarro- Hay personas que con verlas te atraen. Sientes algo, y es casi imposible ignorarlo. Incluso te hace reconsiderar si el otro no lo siente igual. -Suspiró. Había suspiros cuya función no era más que reprimir todo el enojo que amenazaban con salir.

– Entonces… ¿Así lo viviste?

– ¿Qué más te digo? No importa cuánto tiempo pase, nunca llego a una explicación. Recuerdo que lo vi de lejos y me sorprendí. Me gustó mucho, o más bien me atrajo. Bastante. Pero solo fue eso… Pensé que sería como cualquier otra persona que ves en la calle y te atrae, y a los 5 minutos lo olvidas. Pero no fue así. Me quedó la imagen mental. Y después pasó todo lo que pasó.

En aquella tarde, Ari tenía unos ojos tristes. La seriedad que parecía caracterizarle casi le delataba a ratos. Su postura erguida y rígida ponía contexto a todo el cuadro. Una mirada que simulaba distancia. Unos brazos que suplicaban cercanía. Casi parecía la representación del dilema de la soledad que anhela desesperadamente amor y está condenada a fracasar y además se defiende frente a ésta.

Cuando lo vio la primera vez se le fue un poco el aire. Se rio de sí misma al pensar que eso solo ocurría en las películas y que era, realmente, bastante dramática.  Lo primero que sucedió fue que se imaginó mil escenarios mentales en donde, en un universo paralelo, se le acercaba a preguntarle su nombre, seguido de una invitación a un café. Jamás sucedió. El tiempo adoraba burlarse de ella, y de sus fantasías infantiloides con tintes mágicos.

Llevaban un par de clases juntos, y en pocas ocasiones él se había sentado junto a ella. Había sido extraño, quizá si hubiera sido alguien más le hubiera sonreído, pero la ansiedad paralizó su piel. Nunca le habló más de tres palabras. Los días parecían pasar dolorosamente lentos, y el deseo crecía de forma estúpida. Se lo imaginaba imaginándola. Fantaseaba con que él se sentía igual y que moría de ganas por acercarse, por inventar cualquier excusa para hablarle. Se imaginaba que un día la besaría tratando de no soltarla.

Era agradable fantasear todo eso, era como abrir la venta y sentir la brisa del aire. No arreglaba todo, no cambiaba el interior de la habitación, pero al menos bajaba el volumen a los males.

– ¿Ari? ¡Ari! -Preguntó su amiga, tratándola de hacerla regresar en sí.

-No sé qué mas decirte…  De verdad siento que es una estupidez. A veces, muchas veces me pregunto si piensa en mi. ¿Crees que piense en mi? -Preguntó al tiempo que se desvanecía el recuerdo mental.

-No lo sé.

-Sinceramente, siento que no piensa en mi… lo más probable es que ni me recuerde. -Mencionó Ari con un tono seco y tratando de acomodarse en la silla – Me molesta demasiado, porque sé que no pasó nada, no fuimos nada. Es una estupidez que me duela tanto algo que ni siquiera pasó.

-Pasó en tu imaginación, Ari, te imaginabas mil cosas que podían pasar con el.

– ¡Exacto! Pero no es real, es solo mi estúpida imaginación. No entiendo, te lo juro que no lo entiendo. Odio sentirme así. ¿Cómo se puede sentir atracción hacia alguien que te generó dolor? ¿Cómo pensar en alguien que… que no le importas en lo más mínimo?

-Porque te mostraba a ratos interés. A ratos. Acercándose, alejándose.

-Es cierto, pero nunca como un constante, siempre con distancia de por medio…

(…)

-Blueberry

Reflexión: No te mientes

Desde fuera cualquiera diría que te has mentido ya desde hace tiempo. Aquel comportamiento pareciera confirmarlo… pero claro, solo son suposiciones externas…

No creo que te hayas mentido, quizá solo te ha resultado bastante fácil encerrarte en explicaciones que alejan de la realidad. Duele menos, amortigua cada vez. Te hunde poco a poco.

Tiene sentido, ¿sabes? Sería bastante difícil solo tolerar que alguien más se niega a estar de la forma en que tanto has imaginado. Aquellos rechazos atentan contra nuestro ser y nuestro pensar, contra nuestra visión sobre nosotros mismos.

Habrá que buscar más excusas, explicaciones y pseudo racionalizaciones que te tranquilicen el alma, al menos por un rato, al menos para poder soñar y volver a ser.

Hey, no es que no seas suficiente, quizá solo no eres ni tienes lo que esa persona está buscando… quizá solo está perdido (si lo racionalizo un poco)…

No te mientes, quizá sólo estás encontrando la mejor forma de lidiar con la vida… a veces solo basta encontrar explicaciones que nos hagan sentido y den coherencia a lo vivido.

-Blueberry

Destino

Nunca es el destino

No es más que nuestro deseo inconsciente de repetir los diálogos internos previamente creados, a actuarlos una y otra vez,

Acomodar todo y hacerlo encajar.

Nuestro destino siempre estuve dentro de nuestras fantasías.

B