De supuestas normalidades

La conciencia de los propios patrones parece fácil, pero ¿cómo ser consciente de aquello que siempre fue? Siempre estuvo ahí, es una normalidad. Exacto, eso, normalidad. Y la normalidad no quiere decir que es adecuado, simplemente lo aceptamos, porque así es, no existe una explicación, nos lo enseñaron e introdujimos en nuestro pensamiento, todo sin darnos cuenta de aquel proceso.

 

¿Qué has normalizado en tu vida?

 

¿Qué es siquiera lo normal?

El hecho de que un patrón en nuestro comportamiento lo percibamos como “normal”, no quiere decir que está bien. Y ahí encontramos el verdadero reto: ver(nos). ¿Cómo vernos desde afuera, sin los patrones y sin las reglas que nos establecieron desde siempre?

¿Cuántas quejas de personas no has escuchado, un malestar evidente hasta el infinito? Pero la supuesta normalidad mantiene todo inmutable. Una respuesta vacía que nos hace creer que la respuesta está clara: así es. ¿Así tiene que ser? ¿Nos atenemos a tolerar todo lo que nos sumerge en un malestar emocional porque no hay “opción”? Olvídate de la normalidad, no existe, no encontrarás definición. Si te hace sentir mal, cámbialo. Cambiate.  Permítete dejar viejos patrones ni no te traen tranquilidad…

 

Permítete sentir. 

Si no te da paz, seguridad, tranquilidad, ¿por qué sigues ahí?

-B

3 comentarios sobre “De supuestas normalidades

  1. Hay mucho que decir al respecto, técnicas humanistas y pensamientos de PNL. Una dice que los seres humanos cambian sólo por dos razones, por placer o por dolor. Si te gusta algo lo adoptas. Pero si te causa dolor no lo dejas de inmediato, sino hasta cuándo alcanza tu umbral del dolor. El problema de este umbral es que se adapta y sube de nivel, lo que nos hace aguantar mucho dolor por desgracia, antes de dejarlo. El ejemplo es, si colocas una rana en una olla y la haces hervir lento podrás degustar unas ricas ancas, pero si primero haces hervir el agua, y luego colocas la rana, ésta huirá de inmediato 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo nunca miro algo como “normal”, mas bien trato de utilizar la palabra “común”. Y algo por ser común, no significa que sea bueno.

    Por ejemplo: antes era muy común que los hombres en México fueran machistas, mas eso no significa que ser machista era “normal” o era bueno.

    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s